Tips para sobrevivir al calor en el camión

La primavera se está acercando y los primeros calores se comienzan a sentir. Luego de un crudo invierno todos anhelamos que llegue el verano, pero, además de alegría, la época estival también trae consigo algunos riesgos para los choferes y los vehículos.

En este artículo recopilamos algunos consejos fáciles que puedes implementar para minimizar los peligros a tu salud y la mecánica de tu camión, y sobrevivir al calor

¿Qué efectos produce el calor en el camión?

La temperatura corporal “normal” varía de una persona a otra y, además, puede ser alterada por diversos factores, como el stress, la alimentación, la edad y las altas temperaturas, entre otros. De hecho, el calor puede aumentar hasta niveles peligrosos para el ser humano. ¿Qué puede sucederle a tu cuerpo?

Insolación

Comúnmente conocida como “golpe de calor”, se produce cuando el cuerpo no puede mantenerse fresco a causa de las altas temperaturas, y es afectado por síntomas como desmayos, lipotimia (pérdida repentina y pasajera del conocimiento), debilidad, dolor de cabeza, mareos, calambres y náuseas, entre otros.

Deshidratación

El sudor es el mecanismo natural de refrigeración del cuerpo. En días de mucho calor, esta eliminación de líquidos debe contrarrestarse con una toma adecuada de líquidos. Si no te hidratas correctamente, puedes deshidratarte y sufrir, por ejemplo, dolores de cabeza, disminución de la presión sanguínea, náuseas, desvanecimiento u hormigueo en las extremidades.

Tomar mucha agua y alimentarse sanamente son dos buenas prácticas necesarias para sobrevivir al calor en el verano.

5 Tips para hacer más agradable tu viaje

1. Toma mucha agua 

¡Sí! Te lo decimos una vez más. La hidratación es clave para sobrevivir al calor en el camión y darle al organismo la cantidad de agua que necesita para mantenerse saludable. 

Lleva siempre agua en el camión y alguna botellita para tomarla fácilmente. Toma la precaución de mantenerla en un lugar oscuro, lejos del sol, para que no se caliente. Y recuerda beber aunque no tengas sed, porque cuando este síntoma se presenta ya es señal que estamos parcialmente deshidratados.

2. Aliméntate sanamente

Las comidas grasosas y muy elaboradas, que caen pesadas al organismo y causan sueño, elevan la temperatura corporal. Como resultado, ¡más calor al calor! 

Para salir de ese círculo vicioso, elige alimentos ligeros y naturales. El plato del camionero saludable debe contener frutas, verduras, granos integrales y proteínas saludables, y alejarse de las grasas, los fritos, azúcares y sal en exceso.

Este tipo de comidas es más fácil de digerir y contiene los nutrientes -proteínas, minerales, vitaminas, carbohidratos y grasas- que el cuerpo necesita para mantenerse activo y sano. 

3. Protege la piel y la vista

Cuando pensamos en un chofer en su camión, casi instantáneamente nos viene a la cabeza la imagen de su brazo asomando por la ventana. Y es posible que, como camionero, pienses que esa es la única zona de tu cuerpo expuesta a las radiaciones solares durante tus viajes. 

¡No es así! Dependiendo del tipo de cristales que tenga el vehículo, una alta proporción de rayos UVA, causantes de envejecimiento prematuro y cáncer de piel, pueden traspasarlos y llegar al interior del habitáculo. Por eso, los protectores solares son un insumo indispensable para los camioneros. Pero ¡ojo! hay que aplicarlos en la cantidad y frecuencia recomendados por los especialistas: cada 2 horas.

La vista también es afectada por las radiaciones solares, por eso, los anteojos de sol son el segundo accesorio indispensable para sobrevivir al calor en el camión.

4. Mantén la cabina acondicionada

El camión puede convertirse rápidamente en un “sauna”. En apenas minutos, una cabina cerrada puede superar en muchos grados la temperatura ambiente exterior, haciendo de ella un lugar insoportable.

Para mantenerla lo más fresca posible sin derrochar recursos por el uso del aire acondicionado, pon el ventilador del camión o abre todas puertas durante unos minutos, para que el aire caliente salga del habitáculo. Luego enciende el acondicionador, pero mantenlo a una temperatura razonable para el cuerpo. El calor no es bueno, pero tampoco lo es el frío extremo.  

5. Duerme bien

Las altas temperaturas afectan también al ritmo de sueño, impactando en la concentración y la posibilidad de tener un viaje placentero. El único remedio para esto es dormir lo suficiente.

Como regla general, es necesario descansar entre 7 y 8 horas diarias, de corrido. Además, si detectas alguno de los síntomas de somnolencia -escalofríos, ardor en los ojos, falta de atención, etcétera-, detén la marcha tan pronto te sea posible para descansar un poco.

Como último consejo, el cuerpo es sabio, por eso, siempre hay que prestar atención a las señales de advertencia que te dé y tomar los recaudos necesarios para que la época estival no sea un problema para tu salud.